El desembarco por la costa Pacifica: el día que el M-19 invadió Colombia

Desbaratadas las redes urbanas del M-19 después del robo de las armas del Cantón Norte ocurrido a finales de 1978, los cabecillas de dicha organización ilegal, acordaron reducir las actividades en las áreas urbanas e intensificarlas en el campo. Para alcanzar dicho objetivo decidieron utilizar los servicios de Cuba e instruir un cuerpo de 150 elementos en la guerra de guerrillas.

12274431_509828012519754_2927035602082942348_n 12246687_509827962519759_400707225559255681_n

Entre los meses de septiembre y octubre de 1980, se llevó a cabo la concentración de los subversivos seleccionados en la ciudad de Panamá a donde llegaron con la protección del Coronel Torrijos, entonces hombre fuerte del país centroamericano, que facilito luego el desplazamiento a Cuba por vía aérea. En dicho país adelantaron el curso de guerrilla por un lapso aproximado de tres meses; los instructores fueron en su mayoría oficiales del Ejército cubano y el personal (aproximadamente 160) fue concentrado en la escuela o campamento Ché Guevara. Paralelamente integrantes del “Comando Jorge Zambrano” quienes se habían tomado la Embajada Dominicana adelantaron otro curso en la denominada Escuela Contrapunto la cual funciona en el mismo campamento Ché Guevara.

Terminados los cursos decidieron regresar al país, también vía Panamá, organizados en dos grupos y en fechas y por sitios diferentes. Antes de partir el líder de la revolución les había advertido que se enfrentarían al ejército más formidable de latinoamerica, no por su equipamiento sino por su entrenamiento y moral. Se trataba de un desembarco en toda regla que trataría de emular el efectuado por Fidel Castro en 1956 y que dio inicio a la revolución cubana. La primera unidad al mando de Jose Elmer Marin se desplazó desde Cuba en aviones de la empresa Las Perlas para seguir en embarcaciones pequeñas hasta las costas del Chocó, en donde desembarcó hacia mediados de febrero el grupo integrado por cerca de 60 sujetos, que tenían previsto cruzar el Chocó y organizar un “área de operaciones” en el antiguo Caldas, Norte del Valle y parte de Antioquia. Con el venia Carmenza Cardona Londoño, alias la Chiqui quien se había dado a conocer durante la toma de la embajada Dominicana un año atrás y era la figura más popular de esa guerrilla.

El segundo grupo al mando de Carlos Toledo Plata viajó de Cuba a Panamá en la empresa Cubana de Aviación y de este país a las costas de Nariño en el buque pesquero Fredy, desembarcado el 4 de marzo de 1981 cerca de Tumaco. Eran 85 guerrilleros con gran cantidad de material de guerra, de intendencia y equipo de comunicaciones; en este grupo venían elementos que antes habían formado parte de las FARC.

La ofensiva del Ejercito

El 6 de marzo de 1981 en un retén de la aduana instalado sobre la carretera que lleva a Mocoa desde Pasto, fueron capturados cuatro sujetos que en un camión conducían una importante cantidad de material de guerra consistente en fusiles G-3, carabinas, granadas de mano, granadas para mortero de 60mm, granadas de 40mm, dinamita, munición y radios de comunicaciones, con destino a los frentes que operaban en Caquetá-Putumayo. Como consecuencia de lo anterior, y con base en informaciones de inteligencia humana, el mismo día el Ejército inició operaciones contra el grupo que había desembarcado en Tumaco, que era el que había enviado la remesa de armas. Los batallones Pichincha y Boyacá, y el grupo de caballería Cabal se encargarían de la ofensiva. En un primer golpe de mano los soldados sorprenden a los facinerosos mientras se bañan y comen lechona. Es el 7 de marzo.

Para el día 11, el Ejército Nacional ya aniquilo la columna insurgente matando a 13 guerrilleros y capturando a 27 más. El resto de la unidad al mando de sus cabecillas, huye a Ecuador donde al final se tienen que rendir 48 insurgentes, que más tarde son entregados a las autoridades colombianas. Carlos Toledo Plata el cuarto al mando de la organización irregular esta entre ellos.

Mientras el grupo que desembarcó en el Chocó permaneció en el área aproximadamente un mes sin ser detectado por la Fuerza Pública; cuando ello ocurrió el Ejercito lanzo la Operación Cordova. Entre el 25 y el 30 de abril, las tropas liquidan a la columna guerrillera que se dividió en pequeños grupos para tratar de hacerle frente a la ofensiva. En vano, pues son abatidos 24 subversivos y capturados 30 mas. En uno de los choques finales caen Elmer Marin uno de los principales cabecillas del M-19 en ese momento, y alias “La chiqui”.

El saldo 37 guerrilleros abatidos y 105 capturados.

Material decomisado
Fusiles G-3…………………………………………………………..140
Subametralladoras P-48……………………………………………..26
Carabinas M-1………………………………………………………..11
Lanzacohetes………………………………………………………….9
Pistolas y revólveres………………………………………………..20
Granadas para mortero de 60mm………………………………….29
Granadas de 40mm………………………………………………….22
Granadas para lanzacohetes……………………………………..121
Granadas de bengala……………………………………………….42
Granadas de mano…………………………………………………298
Minas antipersonales………………………………………………..36
Tacos de dinamita………………………………………………….355
Munición diferentes calibres……………………………………29.619

Las tropas del Ejército habían abortado el plan de guerra más ambicioso del M-19. 6 militares entregaron su vida por Colombia en esas operaciones.

Honor y Gloria.

11665560_880379332044277_6961229026423673927_n

….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s