Relato del soldado regular Pablo Arturo Chaparro, sobreviviente de la toma de Miraflores, ocurrida en agosto de 1998.

“A 70 de la compañía nos habían sacado días antes de la base porque dijeron que se iban a meter por túneles, como en La Picota. Ibamos a armar los cambuches cuando mi teniente se encontró a un hombre y fue a investigarlo. Cuando llegaron le pidieron el código y él les respondió: Qué código ni qué H.P. Y se formó la plomacera. Era pura guerrilla. Nos lanzaban de todo. Bala y más bala. Granadas y bombas.

12105888_499615686874320_1755970249703345152_n

En la foto, los cadáveres de los uniformados victimas del ataque esperan a ser evacuados del área.

Eran las 6:30 del lunes (3 de agosto de 1998). La escuadra de nosotros quedó en la mitad. De frente nos disparaban los guerrilleros y por detrás la contraguerrilla también daba bala. No podíamos ni levantar la cabeza.
En los 10 meses que llevaba en el Ejército era mi primer combate. Sabíamos que esta zona era caliente, pero no así. Estábamos desiguales, nosotros teníamos fusiles Galil y ellos tenían más de diez ametralladoras y bombas.

El grupo de soldados se dispersó entre la maleza. Los cabos Cuestas y Gutiérrez salieron a frentear. Después, los soldados los vieron muertos, entre los matorrales.

“Alcanzamos a ver a los guerrilleros. Tenían una banda en el pecho con la bandera de Colombia, recuerda el soldado. Sabíamos que eran bastantes pero no tantos. De pronto, empezó a llover. Se metía el barro a los fusiles y teníamos que limpiarlos para seguir disparando. Nos caían cerca granadas pero no explotaban. Eso nos salvó….”

De la base los apoyaban con morteros, pero no era suficiente para resistir. Una esquirla de una bomba le atravesó la bota al soldado Chaparro y se le incrustó en la pierna.

“Le grité a mi teniente que no podía más y él me dijo que para adelante. Como no podía cargar el fusil él me ayudó y me arrastré por un barrial.
Yo rezaba y pensaba en mi hija que nació el primero de julio cuando estaba en Puerto Alvira y no pude ir a registrarla. Yo ya estaba sin munición…”

Entre el tiroteo se fueron reuniendo los heridos y formaban un grupo de seis. Sentían las voces de los guerrilleros. Esperaban la muerte.

“Le dije al Pecoso que no nos dejara morir y me ayudó a arrastrarme. Nos acostamos en la maleza boca abajo por si de pronto no nos veían…. De un momento a otro vimos las botas de la guerrilla. El comandante de las Farc dijo: No disparen que aquí hay soldaditos… El guerrillero nos dijo que nos iban a respetar la vida y que ojalá el Ejército hiciera lo mismo con ellos…”

Eran las 11:30 de la noche. Los guerrilleros les quitaron los fusiles y los chalecos, en donde cargaban las medallas de la Virgen y la Biblia. Los hicieron formar y los contaron. Los llevaron por un camino destapado. Los soldados se apoyaban entre ellos para poder caminar.

El soldado Rafael Leal por su parte concluye el relato:

“Tres guerrilleras tuvieron que cargarme hasta el campamento de las Farc porque el dolor no me dejaba caminar. Tenía un tiro en el brazo y me estaba desangrando. Ellos me estaban aplicando una inyección cuando trajeron al lanza Díaz Cruz, alma bendita. El estaba muy mal. Cuando lo alzaron quedó pálido. El man no podía con las piernas. Pedía agua pero los guerrilleros le decían que no le podían dar porque era peor. Tenía dos tiros en el pecho y no podía ni respirar. Nos miraba y no hablaba. No podíamos hacer nada.”

“En la mañana, cuando nos subieron al carro, Díaz Cruz se desmayó. Después nos dijeron que estaba muerto. Creo que no resistió más porque no tenía sangre. Todo fue en vano.”

unnamed

….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s