El exterminio del movimiento Esperanza, Paz, Libertad . el 1 de marzo de 1991 El genocidio político de las Farc.

El 1 de marzo de 1991, en varios departamentos del país, poco más de 2.000 guerrilleros del Epl abandonaron la lucha armada y aceptaron la propuesta de paz del gobierno de César Gaviria Trujillo. Cerca de 500 de ellos lo hicieron en Antioquia, en los corregimientos de Labores, municipio de Belmira, y Pueblo Nuevo, de Necoclí, en el Urabá antioqueño.

11254700_500181386817750_7241304496346339955_n 12144767_500181456817743_1577743552856598106_n

11214253_500181376817751_5289232548439314872_n

Desmovilizado, el Epl comenzó a significar Esperanza, Paz y Libertad. El ingreso del nuevo movimiento político a la arena democrática no pudo ser más destacado: dos de sus militantes, Darío Mejía Ángel y Jaime Fajardo Landaeta, participaron en la Asamblea Nacional Constituye que redactó la Constitución de 1991. Además, los triunfos electorales en la región agroindustrial también fueron notables. Todo presagiaba un cambio que conduciría hacia la paz y la reconciliación.

Sin embargo, los éxitos electorales de la nueva organización despertaron la reticencia de los guerrilleros de las Farc, representados en la región por el partido comunista y la UP, que habían monopolizado hasta entonces la acción política en esa región.

Así mismo a finales de 1991, un puñado de antiguos combatientes del Epl, dirigidos por Francisco Caraballo, decidieron apartarse del proceso para conformar una disidencia armada. Cuando se rearman son acogidos por las Farc, con cuya asistencia empiezan a presionar a los sindicalistas de Sintragro, y a secuestrar y atacar a los desmovilizados acusados de haber traicionado “la causa revolucionaria”.

Justamente, sería la retención ilegal de tres ‘esperanzados’ en marzo de 1992 lo que desencadenaría una ola de violencia y terror en el Urabá antioqueño.

Como reacción a esta retención surgieron los llamados Comandos Populares, un grupo armado integrado por desmovilizados del Epl dispuestos a defenderse de los ataques de las Farc y de la disidencia caraballista. Su lucha, los llevaría a aliarse años más tarde con las nacientes Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu), organización armada liderada para la época por los hermanos Vicente y Carlos Castaño Gil.

El exterminio

De ahí en adelante lo que hizo la Coordinadora guerrillera, es lo que en su momento hicieron los paramilitares con la UP: exterminar a una fuerza política de una región. El V frente de las Farc y la disidencia de Francisco Caraballo en menor medida, iniciaron una campaña de asesinatos sistemáticos contra el movimiento Esperanza, Paz, Libertad y el Partido liberal, en los que cayeron desde la base de los “esperanzados” (antiguos ex combatientes) hasta sus dirigentes políticos como Alirio Guevara o los concejales de Necoclí, Chigorodó, Carepa y Apartadó. O los alcaldes liberales de Chigorodó y de San Pedro y el secretario del Concejo de Turbo. También y ya por indicaciones de Ivan Marquez en el segundo semestre de 1995, se inició una intensa serie de ataques y matanzas indiscriminadas contra las organizaciones sindicales que dependían del EPL. Más de 150 labriegos fueron ajusticiados en masacres como la de Lo Kunas, Bajo del Oso, Osaka, etc.

Entre mediados de 1991 y finales de 1996 las Farc cometieron 18 masacres en el Urabá antioqueño dirigidas contra desmovilizados del Epl.
La acción armada más sangrienta fue perpetrada en el sector de La Chinita (hoy barrio Obrero), en Apartadó, ocurrida el 23 de enero de 1994, donde perdieron la vida 35 personas, la mayoría de ellas invasoras de ese predio que llegaron allí estimuladas por Esperanza, Paz y Libertad.

De igual manera, se registraron 763 ataques contra excombatientes del Epl, entre homicidios, atentados, desplazamientos forzados y amenazas. Asimismo, se presentaron más de 2.000 ataques contra sindicalistas que simpatizaban o mantenían vínculos con los “esperanzados”.
En total cerca de 600 personas relacionadas con este movimiento político fueron asesinadas, 400 de ellas solo en el Uraba antioqueño. Lo que quedaba de la organización en armas se unió a los paramilitares de Castaño en 1996.

unnamed

….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s